LA LOCOCRACIA NORTEAMERICANA. Nelson Villagra

La compleja sociedad multiétnica norteamericana, compuesta de 350 millones de ciudadanos diríamos que tiene “para todos los gustos”.

Si buscas en las ciencias o en las artes, encontrarás una capacidad creativa indesmentible. Su arte ha influenciado el mundo entero, y su tecnología nos ha hecho dar pasos de gigante.

Al mismo tiempo, si buscas en la salud mental de sus individuos, encontrarás estadísticas insólitas: la drogadicción cruza transversalmente a su población haciendo estragos.

Del mismo modo, el inesperado porcentaje de analfabetos, asombroso. ¿Marginación económica?, sorprendente, más aún, en el país del “sueño americano”.

¿Multimillonarios?, la maravilla. ¿Arsenal nuclear?, el mayor del mundo. ¿Racismo? sistémico.

Lo dicho: para todos los gustos.

En un país en el cual no todos pueden acceder a la propiedad privada de los medios de producción (¡no faltaba más!), y la libertad de mercado no es precisamente en beneficio del consumidor, quizás algo de todo eso explique la existencia de un trasfondo de frustración, en un país en donde no se puede ser “un perdedor”.

Quién sabe, si todos los componentes descritos, provoquen una suerte de “venganza social” del individuo, que se expresaría en los fatales tiroteos, en apariencias sin sentido. La dualidad victimario-víctima, es un complejo resultado.

En todo caso, sin duda, los ciudadanos de una “Lococracia” como la descrita, no debieran tener un arma de asalto en su domicilio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s