CONSTITUCIÓN DE 1980, BINOMINAL y el 2/3. Patricio Reyes M.*

La constitución impuesta en Dictadura en 1980, contenía el sistema electoral binominal y un cuórum de 3/5 para reformar la constitución y varias instituciones y disposiciones incompatibles con un sistema democrático.

La derrota del Dictador en el plebiscito de 1988, no trajo consigo la derogación de dicha constitución, sino, una reforma a la misma, negociada en 1989 entre la Dictadura, los Partidos políticos afines a ella y los agrupados en la oposición, que habían aceptado participar de dicha institucionalidad.

La reforma de 1989, en lo medular contempló la derogación del artículo 8 de la constitución, que perseguía penalmente “las ideas” y vino a ratificar el sistema electoral binominal, los senadores designados y el Consejo de Seguridad Nacional, entre otros enclaves de la Dictadura y ahí se incluyó el nuevo cuórum de reforma constitucional de 2/3, que reemplazó al 3/5 del texto original, todo lo cual, aseguró la inalterabilidad del modelo e itinerario político y económico de la dictadura contenido en la constitución política de 1980.

Dicha reforma, poco recordada, fue plebiscitada y aprobada por el 85,7% del voto ciudadano, el 30 de julio de 1989.

HEGEMONÍA DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Desde 1989, la constitución de la dictadura y sus leyes orgánicas, tuvo diversas reformas, pero, ninguna contempló la participación política de la ciudadanía o alteró las bases del modelo económico impuesto, salvo, para perfeccionar este último en beneficio del capital.

Así, en base al alto cuórum de 2/3 de reforma constitucional y al sistema electoral binominal, administrado por los 2 bloques de Partidos políticos, se mantuvo inalterable el modelo.

Los Partidos políticos del Duopolio, con ventajas obscenas y antidemocráticas en su favor y en desmedro de la ciudadanía no afiliada a partido alguno, han tenido la hegemonía absoluta para acceder a todos los cargos de elección popular que hay en el país y con ello, a todo el poder político y económico del Estado, sin ningún contrapeso ni fiscalización.

En dicho sistema, la ciudadanía vota, pero, no elige, el voto se distribuye entre los candidatos que propone el Duopolio, cuya sola inscripción en la papeleta, puede resultar suficiente para alcanzar un escaño en el congreso, prescindiendo de la voluntad ciudadana.

Junto a dicha hegemonía de elegibilidad, el binominal cuoteó el resultado electoral, entre los 2 bloques de partidos, con tendencia al empate técnico 50-50, de manera tal, que se asegura que ninguno esté por debajo del 1/3 y cualquiera sea la voluntad popular, nunca, ninguno consiga los 2/3.

DE 1989 A LA REFORMA DEL 2005

Desde la reforma de 1989, en materia de sistema electoral y cuórum, no hubo reformas sustanciales a la constitución, si, en el año 2005, se acuerda el término de los Senadores designados de la constitución de 1980, varían la composición y atribuciones del Tribunal constitucional, del Consejo de Seguridad Nacional y se termina con la inamovilidad de los comandantes en jefe de las FF.AA, entre otras reformas y así, el presidente Lagos, anuncia el término de la Constitución de Pinochet.

Pero, en dicha reforma constitucional, que se publicita como el término de la constitución de la Dictadura, el pueblo no tuvo ninguna participación deliberativa o incidencia en su elaboración y tampoco fue considerado para su ratificación; dichas reformas, no cambiaron en nada, la nula participación política de la ciudadanía que se arrastraba desde la dictadura, no se tocó el modelo económico, se mantuvo el cuórum de 2/3 y el sistema binominal en beneficio de los Partidos agrupados en los 2 bloques.

DE 1989 AL CAMBIO DEL BINOMINAL EL 2017

28 años después de la reforma de 1989, en el contexto del escándalo de la colusión política y empresarial con el financiamiento ilegal de la política y los refichajes ilegítimos por Servel de los Partidos políticos existentes, en la elección parlamentaria del año 2017, los Partidos anuncian el reemplazo del sistema binominal por el sistema proporcional, lo que junto al aumento de escaños para Diputados y Senadores, permitió el ingreso de nuevos actores políticos al Congreso.

Dicha reforma, no estimuló la participación ciudadana, que mayoritariamente se mantuvo en la abstención y si bien, permitió el ingreso de nuevos actores políticos al Congreso, no alteró en nada el poder político del Duopolio, que obtuvieron y tienen al día de hoy, el 95% de los escaños del Senado y el 80% de la Cámara de Diputados, ello, entre otras cosas, porque la división territorial electoral que se aplica en la elección, fue cuoteada con calculadora en mano para seguir beneficiando a las coaliciones de partidos dominantes.

DE LA REFORMA DE 1989 AL ACUERDO DE PAZ DEL 2019

El 15 de noviembre del año 2019, en el contexto del estallido social, por la desigualdad, la corrupción e impunidad y la crisis política y económica acumulada por años en el sistema neoliberal y la partidocracia, a lo que se sumó, la violación sistemática a los Derechos Humanos, Piñera y los mismos Partidos políticos, acuerdan a espaldas del pueblo, un mecanismo de reforma a la constitución existente.

El actual proceso institucional de reforma, por medio del procedimiento convencional, contempla el protagonismo de las mismas oligarquías de Partidos políticos que se acomodaron en el modelo de la Dictadura en 1989 y se han beneficiado del modelo por 30 años, con el mismo sistema electoral que han cuoteado y que excluye a la inmensa mayoría de la ciudadanía y todo, con el mismo cuórum 2/3, imposible de obtener, además, otorgándole potestad de veto a la derecha y la obligación del órgano a respetar el modelo económico contenido en tratados comerciales y ahí estamos.

Lo expuesto, para explicar que las posturas contrarias a dar crédito al acuerdo del congreso, el plebiscito y el procedimiento convencional, no se sustentan en alardes de habilidades pitonisas, sino, en la historia política efectiva vivida en los últimos 47 años en el país y que algunos fuerzan a la amnesia colectiva, negando la voluntad mayoritaria del pueblo a una Asamblea Constituyente soberana, que es la único camino donde pueda ser posible, la participación y expresión democrática e informada de las mayorías del pueblo.[i]

*  Patricio Reyes M. es asesor en derecho y activista de Derechos Humanos, por una asamblea Constituyente soberana, ATA San Bernardo y Asambleas Constituyentes 100% Soberanas y Apartidistas. ACONCIENSYA.

NOTA

[i]  Una reforma no menor pactada en la reforma de 1989 y que subsiste a la fecha, es que los registros de los Partidos políticos, “pasaron de públicos a ser considerados de uso reservado del SERVEL, solo accesible a la militancia del partido”. Un acto de falta de transparencia pactado en 1989 y que subsiste al día de hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s