LAS BRUJAS DE SALEM. Nelson Villagra

Cuando el Teatro Experimental de la Universidad de Chile (TEUCH), estrenó en 1957, su excelente puesta en escena de “Las Brujas de Salem” de Arthur Miller, yo cursaba el segundo año de la Escuela de Teatro, establecimiento que pertenecía a ese grupo profesional.

La obra de Arthur Miller, da cuenta de la tragedia que se desató en Salem (Massachusetts) en 1692. Era aquel un período político convulso en la naciente Norteamérica. El pueblo de Salem en 1692, no era precisamente la gente aplicada que arribara en el Mayflower. Había tenido lugar un gran cambio y, en esa misma época, una revolución había depuesto al gobierno real reemplazándolo por una junta que en este momento estaba en el poder.

Para el mundo europeo, toda la provincia era una frontera bárbara, habitada por una secta de fanáticos que, a pesar de todo, exportaban productos en cantidad creciente y de valor en paulatino aumento.

Y fue precisamente el fanatismo religioso de los “puritanos”, agregado a las insidias familiares y ambiciones de tierras ajenas, lo que provocó la acusación de brujería en contra de 200 mujeres, con resultado de 20 horribles ejecuciones.

Recordando estos hechos del pasado dogmático norteamericano, no me resulta imposible que, en la actualidad, los republicanos y la RNA (Asociación Nacional del Rifle, con más de 5 millones de miembros), de ese país, cualquier día, le atribuyan al Diablo las matanzas periódicas.

Junio 4, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s