CIVILES Y MILITARES (II). Héctor Vega

Hay todo tipo de grupos en el ejército desde fascistas hasta demócrata cristianos, pasando por católicos adherentes a la Patrona del ejército que cubrió y bendijo a la institución cuando mataba indios en la Araucanía con los generales Pinto, Urrutia y el coronel Cornelio Saavedra. Desde el MIR, en el período de la UP reclutamos suboficiales y clase que nos informaban acerca de los planes de la oficialidad que complotaba en las 3 ramas de las FF.AA. Creíamos que se podía parar el golpe con estos militantes, pero no fue así. Fueron apresados y torturados salvajemente en la isla Mocha y en el buque escuela Esmeralda. Otros, en el Buin y en la Academia de la Fuerza Aérea.

Algunos de los generales democráticos ya habían renunciado entre ellos Prat, Pickering, Sepúlveda, el coronel Ramos…. otros, como Bachelet de la fuerza Aérea murieron en prisión. El regimiento Buin fue centro de tortura donde oficiales democráticos fueron enterrados por sus pares en depósitos habilitados para el almacenamiento de municiones y explosivos.

Existe una cofradía militar que ante cualquier movimiento popular cierra filas. Es más, el control del territorio por el ejército, se aplica no sólo en caso de guerra o invasión, pues las mismas instrucciones sirvieron para movilizarlo el 11 de septiembre. La verticalidad del mando y las instrucciones constituyen la clave decisiva del control del ejército. Pregunto: ¿qué podíamos hacer frente a un ejército equipado para controlar el territorio? El mismo día de la ocupación, en las primeras horas, regimientos alejados del centro como Osorno, Valdivia o de Aysén seguían instrucciones sin conocer exactamente qué sucedía en la Región Metropolitana.

Cuatro décadas más tarde nada pudo el Estado de la Concertación frente a las manifestaciones populares. Ni la policía, ni el ejército habrían podido controlar o disparar contra los 4 millones, o más, de personas que manifestaron en las calles del territorio en contra de la clase política que durante más de 30 años traicionó la lucha por la democracia durante la dictadura militar. Eso ha sucedido muchas veces en la historia mundial. El ejército más poderoso del Medio Oriente nada pudo contra 10 millones de iraníes que protestaron contra la tiranía del Sha. El ejército, como ahora sucede en Perú puede disparar contra niños y mujeres indefensas o trabajadores que salen a manifestar pero el ejército nada puede con las armas cuando enfrenta a millones de ciudadanos que dicen BASTA.

Es lo que hemos aprendido en estos años y lo que sin dudas marcará la política en los próximos. Por eso el pavor de la clase política que aún no encuentra la brújula que le permitirá recobrar el poder. Por eso, señores académicos, descartado el ejército, el 18 de octubre surge por sus fueros, con una nueva política donde la Soberanía del Pueblo reclama por otras instituciones y otros hombres y mujeres – algo muy difícil de aceptar por la Derecha que lucha por su triunfo constitucional del 4 de septiembre.

Santiago, 8 enero 2023

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s